Liga BBVA | Valencia 2-0 Málaga | Soldado deja al Málaga sin fiesta de fin de año

Soldado aleja al Málaga de Europa

Los dos goles logrados por Roberto Soldado marcaron la diferencia entre el Valencia y el Málaga en un partido de fuerzas parejas, vistoso y con alternativas, en el que el equipo local fue mejor que su rival, en especial tras el segundo tanto. Ambos equipos buscaron la victoria aunque por caminos distintos, pero el Valencia fue capaz de crear las ocasiones de gol que el Málaga no generó y cuando tuvo ventaja, administró bien la renta para cerrar el 2011 asentado en la tercera posición de la tabla.

La primera parte estuvo nivelada. Ambos equipos pretendían tener el balón y no arriesgar con pelotas largas poco productivas. El Valencia lo tenía casi siempre controlado en defensa, pero mostraba dificultades para hacerlo llegar a la zona de creación. El Málaga era un poco más vertical, pero no se acercaba con facilidad a la meta de Alves. Sus opciones más claras fueron un par de acciones individuales en las que el ex valencianista Joaquín demostró la habilidad que ya conocían los habituales en el campo de Mestalla.

Con todo, el peso del partido corría un poco más por cuenta del Valencia, un equipo que a pesar a tomar la iniciativa, no creaba peligro. Además, la pelota le duraba menos de los que exigía un fútbol tan elaborado como el que pretendía desarrollar. Pasada la media hora de juego, el Málaga cobró un ligero protagonismo en el partido, lo que no impidió que una jugada de Albelda continuara con un balón que Jonas metió en profundidad a Soldado, quien en su primera opción de gol batió a Caballero en la salida.

Con ventaja en el marcador, el Valencia esperó al descanso con el objetivo de que el Málaga no neutralizara la ventaja obtenida. Al principio del segundo tiempo el Málaga fue mejor que el Valencia. Se mostró ofensivo, buscó el empate, metió al equipo local en su parcela y, a pesar del riesgo de verse sorprendido a la contra, quiso empatar el encuentro. Se repitió la historia del primer tiempo, aunque con más crudeza. Sigue leyendo