¡Campeones de Europa sub-21! | Suiza 0 – 2 España


Ander Herrera celebra el primer golSerá duradera esta roja felicidad en la que vivimos. España tiene pan para hoy y pan para mañana. Llega lanzada una generación que capitalizará a la selección campeona del mundo cuando lo reclame el ciclo natural. Y visto el campeonato que concluyó hoy, será difícil que se pierda por el camino. Eso da para una celebración tan solemne como la que corresponde al título conquistado en Dinamarca, tercero de la especialidad en la historia de nuestro fútbol y remate de la triología del tiqui-taca.

La España de Milla presumió de estilo, intangible que nos ha hecho reconocibles y dignos de admiración a ojos del mundo. Pero es que además el nuestro tiene una bajísima siniestralidad. Jugando bien se gana casi siempre, mensaje que algunos técnicos han querido pervertir. Esta Eurocopa también representa el éxito del fútbol de un país. Jugar con esta precisión exige jugadores muy pulidos y bien instruidos tácticamente. Para ello se precisan años de trabajo y convencimiento en los entrenadores. También falta de prejuicios con los futbolistas talentosos pero pequeños. Lo difícil era encontrar el patrón, porque las buenas camadas dan torneos, pero son los modelos los que marcan épocas.

La resistencia suiza

España también fue mejor que Suiza, selección bien horneada, con jugadores de aquí y de allá, muy sincronizada en el juego sin balón. Presionó y se replegó con sentido y solidaridad. Hubo ratos en quiso el balón, aunque acabará dando por perdida esa batalla. Hay muchas horas de trabajo en el fútbol de la selección de Tami. Y un jugador que está cerca de los nuestros, Shaqiri, aprendiz del gran Hagi.

Con esa seriedad prepararon un partido hermético mientras hubo igualdad en el marcador. A España le costó burlar ese perímetro de seguridad. Los suizos cerraron las bandas a Muniain y Mata. También las diagonales. Sus laterales estaban preparados para detener futbolistas a pie cambiado. También les costó mucho a Thiago y Ander Herrera dar con el último pase. A Adrián no llegó casi nada en la primera mitad, aunque a los dos minutos se encontró con un regalo de Javi Martínez que cruzó en exceso. No ha habido jugador tan maduro en el campeonato como el mediocentro del Athletic. Es el alemán con cuatro pulmones que nunca nos nacía a nosotros, un guiño de la genética entre tanto genio menudo.

Los goles

Tras aquella ocasión perdida apenas pasó nada. Un pelotazo sin colocación de Shaqiri que sacó De Gea, un tiro ajustadísimo de Thiago y, de repente, el gol. Un cambio de juego descolocó a los suizos y Dídac Vila puso una rosca de azúcar que Ander Herrera, en llegada sorpresa, cabeceó a la red.

Quedó, entonces, un partido sin corsé, noticia atroz para los suizos. Con espacios, España fue madurando su obra. Llegaron Muniain y Herrera, incluso Botía, con un cabezazo limpio que no cogió puerta. También asustó, en parecida estampa, el central Klose. Y finalmente, el ingenio de Thiago puso el adorno en la Copa. Amagó con el centro en una falta lejanísima y apuntilló al hasta entonces imbatido Sommer con una vaselina impensable. “El fútbol me hace feliz”, suele decir el canterano del Barça. Y a nosotros.

Via: As.com

Anuncios

Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s